martes, 25 de octubre de 2016

Skuggsjá - A Piece for Mind & Mirror (2016)

No es ninguna novedad para nadie, que soy fanática de Wardruna. Cuando redacte o más bien, ponga acá la crítica que le hice al disco Runajold Yggdrasil- salió publicada en la Thronum Immortalis Zine, Nº3 del 2014 por si alguien se interesa-, podría contarles cómo llegué a los proyectos de Einar, pero no me aguanto tanto así que les contaré ahora: de la misma forma que conocí Jotunspor, por boca de Tom Visnes, cuando pude charlar con él en su venida a Chile a través de Gorgoroth, año 2007(menudo carrete aquel!!!). Tom me conversó que aparte de Gorgoroth, venía trabajando en un disco con otra banda formada por él, Einar y donde Gaahl estaba invitado a cantar, llamada Jotunspor, y que además, Einar estaba empecinado en crear un sonido único a través de Wardruna, así que yo en aquel tiempo, usaba MySpace, por lo que no me costó contactar ambos sitios de las bandas: desde ahí que sigo cada paso de Wardruna, y de Einar, musicalmente hablando. 
Como era de esperarse, al enterarme yo cuál iba a ser el regalo que Ivar Bjørnson y Einar le iban a obsequiar a los noruegos y el mundo, para conmemorar los 200 años de la existencia de Noruega, me dije "esto pinta para bueno": y el adelanto de Vitkispá, no me defraudó en lo absoluto; de hecho, hasta me sacó una lágrima: fue una canción que me conmovió hasta el tuétano!.

Menos mal que los medios hoy en día hacen posible escuchar los discos antes de que salgan e incluso, antes de poder yo comprarmelos! Pude escuchar esta pieza un mes antes que me llegara la edición de coleccionistas-sí, la foto que puse es MI copia-: y desde Ull Kjem, que me atrapó. Esos arpegios, esa flauta y las voces en dialogo, uuufff!!!... vaya manera de introducirnos a un compendio de revelaciones de las tradiciones nórdicas. Skuggsjá, para quién no sepa, es la palabra noruega para definir "espejo": todo un cántico al reflejo desde la persona hacia su entorno: la búsqueda del camino propio.... con esa voz cantada de Einar, rememorando versos que nos cantó en Wardruna(Skuggsjá – eg ser deg i meg/Stien klarnar/i atturljom – du visar veg/togna talar)... luego Makta og Vanæra, For All Tid: un cántico que nos proclama que desde la desgracia, con su poder, puede ser para siempre: arpegios, esos guitarreos de Ivar, esa voz rasgada de Grutle Kjellson ( ♥ ), esos cánticos casi proféticos de Einar, un complemento perfecto de black metal y folklore: es un tema veloz, dinámico, que nos prepara para, dos temas más calmados: Tore Hund, y el oscuro/lúgubre Rop fra røynda - mælt fra minne: éste último, más denso, y se nota en sus líneas: "Svarte vingar/flyg i ringar/hugen hastar/vil i veg, vil ut og fram" (Vientos Negros/vuelan en anillos/la mente inquieta/quiere un camino, mirando enrededor, de soslayo). Skuggeslåtten, nos brinda con el Kravik un espacio ameno, una especie de interludio melódicamente folklórico: buen instrumental y notable inclusión de cuernos, a la usanza de trompetas... Kverdandi, que se traduce al inglés como Turning, en español podríamos darle el significado de un retorno: la vida y la muerte en cada vida particular: de hecho, el tema empieza algo lacónico, incluso melancólico, para después tornarse en una melodía de búsqueda, de quietud, de paz: un camino por el Ginnunga y la consulta a la sabiduría de las Nornas. A estas alturas, yo estaba ya en catarsis: puesto que Vitkispá comienza suave y determinante: las líneas de esta canción fueron escritas inspiradas en los versos de la Voluspá,  por lo que son interpretadas con una solemnidad digna de un himno: esos espaciados entre estrofas, los truenos de fondo, la lluvia, los riffs: Einar no dejó nada al azar!, nos interpretó una profecía! y lo hizo generando un ambiente de tensión precisa; y si bien, la primera vez que la oí, me recordó a Helvegen de Wardruna, prestándole más atención, es MUY diferente a Helvegen: tanto líricamente como instrumentalmente, quizás el tempo puede ser similar, pero lo demás, dos piezas únicas y diferentes: para mí lejos, la escencia de este disco, Vitkispá. Bøn om ending, bøn om byrjing, es un tema que nos da un corte diferente: es como un punto aparte(ya me pasó escuchar algo así en Waldgeflüster, en su disco Herbstklagen), pausado, de a poco escalando en voces suaves, sonidos de cuernos llamándo: su título nos lo indica tal cual: "Prayer for ending, prayer for beginning"(orándo por un término, orándo por un comienzo), lo demás se explica por sí mismo. Ull gjekk, nos hace terminar una escucha redonda, compacta, donde ningún pasaje del disco quedó fuera de lugar o demás. La versión de este disco para coleccionistas, trae además, dos bonus track: Skaldens Song Til Tore Hund (una versión más acústica de Tore Hund), y Quantum Pasts (Rop Fra Røynda - Bardspec Ed), una versión más acuosa y profunda-sí, leyó ud. bien: acuosa-, de Rop fra Røynda; totalmente disponible ésta versión en Youtube para escuchar, acá.
Un disco más que perfecto: un regalo de Odín Padre para estas mentes creadora, quiénes nos lo han legado en las notas, acordes, arreglos y ejecuciones para deleitarnos en lo más profundo del Alma.-

L.E.A.F. - Lys (2015)

 
¡Cuánto tiempo sin escribir!, lo bueno, es que no ha sido totalmente muerto: he podido conocer muchísimas bandas, escuchar muchísimos discos y adquirir material nacional e internacional... También estuve esribiéndo y editando para la Thronum Immortalis Zine(el Nº 3 y parte del 4), por lo que, como dije antes, no ha sido perdido: ahora tengo material para compartir con uds.
 
Esta banda, procedente de Holanda, se considera a sí misma, como una banda de folk Escandinavo, ritual que incluye textos poéticos e influencias shamánicas. Su one women band, Kati Ran, combina su maravillosa y cálida voz-y lo demuestra en todo el disco-, con poderosos y fortificantes cánticos shamanes, además de emplear instrumentos históricos y medievales: cito textual desde su bandcamp: "such as Nyckelharpa, Harp, Hammered dulcimer, Bouzouki, Kraviklyra, glass and bells, overtone flutes, skindrums, Kantele and more".
 
Personalmente, llegué a ella, por medio de otra banda de la misma índole: Heilung (pero esta otra exquisitez la dejaré para una entrada por sí sólo porque lo amerita! ♥ ) pues porque Kati Ran, participa en una canción de Heilung, y Kai Uwe Faust(vocal de Heilung), participa en un tema en este disco de L.E.A.F. (Suurin, cuyo video anda rondando y es magnífico): uds. saben cómo una cosa lleva a la otra y voilà!. 

Es curioso que la música hecha por mujeres, en alguna sutileza (incluso en bandas brutales como Darkened Nocturn Slaughtercult) revelan un aspecto femenino: no sé si es la composición, la música-aunque reconozco que en DNS, si no ves una foto con Onielar, no crees que quién canta es una mujer-: pero "algo" tiene, y es un rasgo algo difícil de notar, más aún, definir. En este caso, podríamos decir que Lys, es un disco delicado y femenino (aunque leyendo algunas letras como Harpa Toner-sí, la traduje para saber qué dice-, es más bien trágica la temática), lleno de detalles que llenan(atención con Nymånen) y que te transportan...
 
Para que mis palabras les hagan sentido, pueden escucharlo desde su bandcamp o desde su soundcloud. En un comienzo, Flamme, Ran y Sol nos otorgan un sonido suave, que escala a ratos en instantes de luminosidad, siendo las harpas y la voz de Kati los que nos envuelven en una especie de calor: ese abrazo casi maternal que, dependiendo del estado anímico con que lo escuchemos, es posible sentir. Terveh comienza con sensualidad: luego comprendemos el vigor de la voz de Kati. Harpa Toner es algo más solemne: más parco pero exquisito en arpegios.... y bueno... a este punto, Nymånen nos transporta a un campo verde, con suave olor a flores, donde mujeres danzan tomadas de la mano alrededor de una fogata en un ameno día primaveral, con sus cabelleras revueltas flameando ante la brisa, y hasta te imaginas a Kati tocando un pandero, o una harpa, o dandole a una tabla(consulten a qué se le llama Tabla en la música hindú) o simplemente dando palmas, sonriendo al son de una alegre canción: para mí fue un transporte gratuito a algún rincón de un fiordo en el confín del mundo, y eso que lo venía escuchando en la micro!.... En Vinda, participa otra cantante, llamada Helisir(búsquenla! es tanto o más adorable que Kati con una hermosísima voz), en el video de esta canción, vemos a una Kati que lagrimea... no he traducido aún la letra de la canción, pero algo debe haber, pues la emoción que emanan los juegos de voces, las harpas al unísono, las campanas, etc., conmueven. Fylgja, llega como un llamado a Freyja... ya se imaginarán para dónde va eso.... es en este punto, donde notamos los efectos shamánicos de la música: pues Suurin llega con la profundidad de los ecos de Kai Uwe Faust y una se queda pasmada, pero de una especie de placer y energía vital sin saber de dónde llega-en apariencia-; y el final del disco, Lys: a ratos pareciera una balada, a ratos una canción de cuna, pero con ese toque de la poderosa voz de Kati.

Para mi fue todo un hallazgo, y muy dulce por lo demás: a tal nivel, que lo llegué a escuchar hasta 5 veces por días(tal ves también me dí un break entre tanta banda brutal que escuché): un disco totalmente recomendado para relajarse, para una caminata cuando necesitas ese re-encuentro contigo mismo para despejarte, para quererse, para mirar al cielo y respirar hondo, sonreír y seguir caminando. -

 
 
 
 
 

lunes, 29 de abril de 2013

Hellsword (Slovenia) - Blasphemy Unchained [Demo/EP] (2011)





Esta banda la escuché el año antepasado (2011) de pura ociosa por youtube; y cabe decir que cuando digo ociosa, es porque tengo que estar muy aburrida. Lo interesante, es que me recordó en ciertos pasajes a Ammit-en su Mass Suicide/Steel Inferno-, y a Celtic Frost-Morbid Tales y esos discos pioneros.

Me quedé babosa pues en sonido y en ejecución lo encontré bastante bueno.

Así que les dejo algo pequeño, e información oficial de la banda en FB y medios varios que han dispuesto.




Desde Eslovenia(Ljubljana), como les decía, por el año 2009 se formó esta banda, con Mike Manslaughter en Bajo y voces, Mark Massakre en batería e Ironfist en guitarras...Con temáticas Satanistas, de muerte y obviamente destrucción, nos hacen mover la chasca a la velocidad de un sonido sucio de los 80's, como pocas bandas actuales logran....

No pienso describir ni un tema, porque la idea es que lo busquen, escuchen y evalúen por uds. mismos. A mí esta wea me encantó por la suciedad, como dije, y sobre todo, la velocidad que logran en ejecuciones como Unholy Reich, o mi favorita, Marching Towards Heaven....ah, además el cover a Bathory: Witchcraft, no-ta-ble!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Tracklist:

1.- Prelude to Blasphemy
2.- Unholy Reich
3.- Evil's Rebirth
4.- Marching Towards Heaven (Satan, Death & Fear)
5.- Burn the Chapel
6.- Live Like an Angel (Die Like a Devil)


Algo para que le den una oída:




Ha det!

viernes, 26 de abril de 2013

Review Absu en Chile, from Necrosystem (13/11/2012).



A los que asisten a los shows producidos por Weapons Of Conquest, saben a lo que van; actos subterráneos de apertura y alta calidad, bandas principales casi imposibles de verlos en nuestro país y horarios bien nocturnos que en su suma otorga espectáculos que brillan por su oscuridad y los sonidos acuñados bajo el alero de Satán. Todo ello se cumplió al pie de letra con Valefar. La sorpresa tras Hades Archer. Y el primer show en más de dos décadas por parte de los clásicos Death Yell. Sin olvidar la performance oscura de Absu. Repasemos.

Valefar:

Lo característico de este tipo de shows es la variedad de agrupaciones del nicho extremo que pocos conocen y otorgan buenas impresiones, ya que a las 20:55 la banda Valefar sorprende con su black metal trabajado e interesante.

“Abominate The Temple Of Misery” y “Proclamación De Odio Y Blasfemia” relucen inspiración en la suciedad emergida desde las referencias de Carpathian Forest, tanto en su preocupación por la música, como por el énfasis en su estética, aunque algo predecible en los quiebres, aquello no quita revoluciones a los temas.

“Demonic Rites” y “Drowned In Blood” no quita pie en el acelerador recordando los mejores tiempos de Panzer Division Marduk (1999) o la blasfemia a cargo de Satanic Warmaster. Otro que tomo por sorpresa fue “Buried By Time And Dust”, uno de los buenos de su set. Finalmente por un tubo corren “La Ira Del Chivato”, “Where Thoughts Lay In Darkness” y la canción que da nombre a la agrupación cerró un impecable show de sucio y poco santo Black Metal. 100% recomendables.

Hades Archer:

De black metal a secas, proyectos como estos son bien escasos. El misógino dúo nacional Hades Archer, fue la carta interesante de la noche basados en su instrumentación a cargo de guitarra y batería, tal cual.

La ejecución casi completa de su placa debut For The Diabolical Ages (2011) dio la sorpresa con riffs densos, heavy maligno de cuna y oscuros pasajes monolíticos, pese a que ver a sólo dos actores en escena, nuestra costumbre al formato banda puede chocar, pero que en la practica llama poderosamente la atención demostrado en el público que de a poco comenzó a llenar el segundo piso de San Diego 334.

Su apariencia nihilista parecida a la de Sunn O))) se complementa en los triggers sin misericordia que llena espacios a falta de las cuatro cuerdas de bajo. El único punto que desfavorece a Hades Archer es la falta de experiencia en escenarios, pues varias veces por dar concentración a la guitarra omitía la dirección vocal siendo poco perceptible las liricas de la misma.

Con el pasar de los minutos obtuvieron la confianza del público aumentando el beat de sus composiciones logrando levantar puños y mover melenas al finalizar su set list a eso de las veintidós horas. La sorpresa de la noche.

Death Yell:

Al menos en el flyer no aparecía, pero a estas alturas da lo mismo. A la altura del acto principal, los comandados por Galleta (una de las voces más atípicas del death metal), Death Yell, aparecían en el comunicado final de este pequeño fest. Golazo de mitad de cancha y momento histórico fue lo vivido en el corto list de cinco temas que tras 22 años sin asomar la nariz, vuelven a tomar el sitial de los nostálgicos de la Sala Lautaro -que no eran pocos esa noche- a las 22:20.

“Vengeance For Darkness” trae de vuelta esas canciones tipo rehersal de grado rasposo e instintivo al igual que “Confessions After Death” que no varía en ni un tono al original creada a finales de los ochenta. A Galleta se le ve feliz, muy feliz de hecho, como niño con juguete nuevo, un nuevo aire necesario cuando ya pasas los cuarenta años, mejor aun cuando hechas a andar la maquina abandonada tras su privilegiada garganta en tracks que saca lagrimas desde el recuerdo del intercambio de tapes TDK con “Heavenly Injustice”, la lúgubre “Victim Or Hangman” y finalmente “Soulless”. Histórico por donde se le mire.

Absu:
Con la participación de Death Yell, la vara estaba alta, y sin desmerecer la elección de sus anteriores colegas, todas dejaron calentito a la asistencia. Sin embargo, los tejanos tuvieron un show de más a menos. Al borde del nihilismo, la banda pasó pista a pista su catalogo, mientras se forman los primeros body surfings y mosh de la noche a tablero vuelto.

Respuestas intensas que se fueron desvaneciendo mientras su set de doce tracks pasa bajando revoluciones entre la gente: la hora, el cansancio, día martes, muchos factores pudieron influir. En fin, las composiciones se marcan en los matices que generan el juego de cymbals y la gran técnica a cargo de su miembro fundador Sir Proscriptor McGovern.

Pese a los acoples y la inentendible voz de su líder, Absu pasa la prueba del sonido (más no se le puede exigir, es 334). Las guitarras disonantes y su introvertida actuación acorde a su tendencia producen pogos de incesantes movimientos.

La semilla black de principios de los noventa aun queda germinando en los acordes sin mesura de “Manannan”, “Swords And Leather”, “Abraxas Connexus”, “Highland Tyrant Attack” y la que cerró la velada a las 00: 35, “The Coming Of War”. Debut de dulce y agraz.



GALERÍA FOTOGRÁFICA Y FUENTE.

 

viernes, 30 de diciembre de 2011

Carpathian Forest - Black Shinig Leather (1998)


Hay bandas que, da lo mismo cuando la escuchaste por vez primera. ¿Por qué?: porque una vez que la escuchas, eres incapaz de dejar de oírlas. Así como hay discos de grandes bandas que te provocan frenesí, electricidad, melancolía, sueños difuminados, ésta obra del año 1998, es una obra adictiva: no basta con oírlo una sola vez o muy de vez en cuando. Siempre es constante y cada vez más frecuente.

Curioso que esta entrega tenga más potencia que el Morbid Fascination of Death, o el Defending the Throne of Evil, por nombrar algunos-a juicio totalmente subjetivo de quién escribe.

Recuerdo que hace años leí que Carpathian, hacia un Sexual Black Metal: no entendí a lo que se referían hasta que empecé a digerir sus entregas: ese lenguaje "picante" y directo: el decir con todas sus letras "whore", "cunt" y una serie de párrafos elocuentes al frenesí del sexo oscuro, a lo satánico del acto sexual o a la sensualidad grotesca.
Black Shining Leather es una entrega enérgica, ágil, dinámica, y adictiva: no sé muy bien a ciencia cierta porqué, pero ese bajo notorio, marcado, vigoroso e intrépido, por lo menos en mí, provoca todo un encrispamiento, pocas veces alcanzado por otras bandas con sonido parecido en potencia-sólo denle una ojeada a Voldsherskeren(Tsjuder, 2011, Legion Helvete)-, dicho sea de paso, un encrispamiento a tal nivel que me es imposible mantener la chasca en movimiento.

Tanto Black Shining Leather como Swordsmen son previas al despliegue compacto, atrevido-con esa intro, queda claro que el Latex, látigos y parafernalias varias, sirven de caldo de cultivo a la imaginación de Nattefrost y cía.-, sino que ese bajo acompasado con guitarras galopantes, hacen una entrada inmediatamente avasalladora. Esa voz articulada, agria....captan más que los deseos: también cavilaciones de corazones fríos.

Carpathian Forest, en Death Triumphant, a medio clarear, presenta una tonada más queda, más calma, a su vez más reflexiva: una pausa a media velocidad....

Sadomasochistic, me encanta...comienza tímida, arisca...para después desplegar lo que mejor sabe hacer Carpathian: frenesí de oscuridad entremezclada con potentes riffs, afiladas guitarras y bajo trémulo, galopante, totalmente ávido para inflingir castigo-literal-, a tus oídos. Entre pausa y pausa, atención en el minuto tres con trece: avalancha de frenesí galopante, nuevamente, con ese maldito bajo que me eriza la nuca.
Lupus, pasajes densos...niebla, nivola, niebla, oscuridad....calma implícita...calma entre comillas....Pierced Genitalia, se siente literal: totalmente arrasadora....algo que pincha, que clava, poderosa, briosa, desatada...sin dejar de notar el maldito bajo adictivo!....la piel electrizada, danza malévola de riffs que se pierden en arreglos de teclado un tanto trémulos y una voz que no deja indiferente.

A partir de In Silence I Observe, la cosa se vuelve algo más queda, pero no por ello, menos potente: bastante zigzagueante el tema, pero no por ello con menos emoción, dejos de melancolía...no sé...algo especial.
Lunar Nights....balada a medio tiempo...paseos nocturnos en mundos opacos, bosques y riveras perdidas donde los hombres hacen pactos y dicen cosas en secretos...donde proclaman amor a la Muerte y a la Sangre....se vuelven en un riff de guitarras y bajo: una danza erótica del culto a la Sangre...extraño y frenético, hermoso: y eso se sucede tanto con Third Attempt como con The Northern Hemisphere....

Realmente un trabajo adictivo: donde tanto sus pausas como sus frenéticos y voluptuosos sonidos, nos instan a escucharlo cada vez más fuerte, más potente. Ese maldito bajo infernal, realmente cumple con su trabajo: hacernos la piel encrespar, electrizada a tal punto, que es imposible no pensar en cómo sería amar al son de aquellas melodías tan excitantes.

Tracklist:

1. Black Shining Leather 04:32 Show lyrics
2. The Swordsmen 04:08 Show lyrics
3. Death Triumphant 04:28 Show lyrics
4. Sadomasochistic 04:02 Show lyrics
5. Lupus 03:06
6. Pierced Genitalia 04:19 Show lyrics
7. In Silence I Observe 03:43 Show lyrics
8. Lunar Nights 06:34 Show lyrics
9. Third Attempt 03:18 Show lyrics
10. The Northern Hemisphere 06:43 Show lyrics



Espero lo disfruten! ^^!






domingo, 28 de agosto de 2011

Therion - Secret of The Runes (2001)







Hay pocos discos que no sean de metal extremo que de veras me dejen perpleja.
Éste es uno de ellos. Y es que la delicadeza, la pomposidad, lo épico y el misterio que cada canción irradia, irradia también Genio. Advertencia: si buscas potencia y dinamismo, mejor abstenerse de ello por ahora y buscarlo en trabajos como los de Haggard en su Eppur si Muove, por ejemplo, claro, si buscas aquellos elementos en bandas de metal sinfónico: éste caso concreto, no lo es.

Desde Suecia-para variar-, Therion durante su época de apogeo, nos reveló un disco que muchos oyentes ajenos al metal sinfónico, o bien no lo logran digerir, o que es mal interpretado o simplemente: no lo saben escuchar.

Compuesto de once temas-y una versión que consta de trece, pues trae unos bonus con covers a Abba(Summernight City) y a Scorpions(Crying Days)-, Therion, y su mente brillante, Christofer Johnsson, en esta entrega, nos revela delicadeza en estado semi-puro.

Es un disco armónico, totalmente equilibrado y a veces suave: en ese sentido es más renacentista-si es por usar algún concepto-, que sus predecesores, Deggial, y es también, algo más Orquestado que Vovin, pero menos pesado que Theli: por lo menos para mí, es Metal Sinfónico inspirador.

La temática que nos presenta es el Árbol de los Mundos de la mitología nórdica, Yggdrasil: un viaje místico por cada uno de sus nueve mundos: sus entrañas, misterios y secretos.
Ginnungagap (The Black Hole) (Prologue), es un gran comienzo: guitarras secas, estribillos cortantes y los arreglos orquestales realmente inefables. Coros y voces que resuenan con un claro bajo al ritmo de un prólogo denso y hermético. La participación de las sopranos y el barítono, dan un aura de majestuosidad en tooooodo el disco. Si bien Ginnungagap es un tema de lento pasar-seis minutos no son corrientes en bandas estándar-, sí posee la estructura para deleitarnos con lo mejor de la música sinfónica y el buen heavy metal-y que por lo menos en mí, aún hay ecos oscuros y ulteriores que proclaman death metal, pero en un grado más abstracto que sonoramente audible.

Un teclado-o quizá qué tipo de arreglo sea!-, da paso a (Old) Midgård : el mundo del Hombre. Un tema con guitarreos clásicos e interludios, voces femeninas delicadas y suaves, dan una sensación de esponjosidad a ratos, para largarse nuevamente con lo que caractirza a esta banda: su manera casi despótica de introducir de tal manera el metal en las composiciones, que hacen que lo que escuchamos no nos aburra y que al contrario, nos inspire.

Y surte acá, la magia que también Winterherz(Waldgeflüster) realiza con su Herbstklagen, pero de manera más acotada: pareciera ser que Asgård (The Bifrost Bridge) continúa el episodio de Midgård, aunque sean dos temas distintos: sigue siendo armonía complementada con un Bajo totalmente calmo y contínuo. Tanto Midgård como Asgård duran lo mismo: pareciera que escucháramos dos veces la misma canción, cosa que si una no está pendiente de cuándo termina la una y comienza el otro track, le adelanta la canción: el aporte monótono del disco, pero que no causa grandes estragos en su escucha a nivel general.

(Call Of) Jotunheim comienza con voces masculinas que ponen en la palestra la temática: el mundo de los Gigantes del Caos. Sinfónico y metalero a ratos: pero siempre en tonos graves.

Schwarzalbenheim (Svartalfheim) (Gold der Unterwelt): quizá sea la primera de dos canciones que realmente son dinámicas de principio a fin en todo el disco: en su comienzo, después del guitarreo y soberbia irrupción de una de las soprano, se torna medio lento el desarrollo del tema. Pero es un tema Brioso: es una canción que al estar en alemán-idioma bastante gallardo a mi juicio-, le da un toque de Imponencia. Ni hablar de las melodías tan vibrantes con que los violines acompañan al barítono. Es una complementación tal de voces y guiaterros que conjuran en cauteloso dinamismo.

Volvemos al grandioso efecto de sinfonía, coros, y guitarreos eléctricos como clásicos al unísono: Ljusalfheim (The Shining Ones), nos pone en el tapete, redundante y desbordante armonía: debo hacer un alcance: Svartalfheim es una contraposición a Ljusalfheim: la primera, como buen hogar de los enanos y gentes del mundo subterráneo-elfos negros, herreros, etc-, infiere Oscuridad: ambientes tenebrosos. En cambio la segunda, es la tierra de los seres luminosos: hadas y elfos: y eso musicalmente se traspasa.
Muspelheim (Gudaskymning): ecos desde la eternidad en voces masculinas dan pie a una composición donde las voces femeninas, altas y articuladas, dan un ritualístico espectáculo sonoro: calmo por momentos hasta que un riff pesado y galopante entre de lleno para dar paso a voces acuosas y coros potentes. Riffs rápidos, incluso hasta con toques power, y violines presurosos hacen de esta canción una serie de diálogos veloces.

Nifelheim (Dimmornas Värld): gran comienzo de altos y bajos vocales. Única canción en noruego, que nos plantea la temática del mundo del norte, del hielo, donde la semilla de la vida yace enterrada; al contrario de Muspelheim-que nos hablaba de las gentes del Sur, del calor, de la destrucción y de Surt, el gigante de fuego-. Un descargado riff acompañado de voz femenina es la ante sala al relato que pareciera, nos contaran los coros. Cuando de pronto, en pausados ritmos, nos invade una voz cantada con vejos a lo que podría, abstractamente, recordarnos al Christofer de Theli, cuando él mismo ponía su voz. Es un tema opaco musicalmente, el cual se lustra con la combinación de las voces femeninas como masculinas.

Vanaheim (Seed of Ing) : fértiles tierras cerca del Impetuoso Mar. Violines alegres, candentes y voces totalmente exaltadas nos dan paso a clásicas guitarras, melódicas, jocosas. Quizá contenga un aura de nostalgia. Es difícil de describir: pues en su jocosidad, se imponen los barítonos y guitarras pesadas en un "Vanaheim" a coro elevándose. ¿Zigzagueante?: yo más bien diría cíclico. Atención a los dos minutos y medio, pues comienza un despliegue virtuoso en guitarras y arreglos orquestados: si bien no es un riff pesado: es veloz, galopante: no cabe duda que guitarras acá se lucen en esplendor.

Helheim (Den dimhöljda) : un oscuro mundo en que la diosa de la muerte y la satisfacción musicalmente se traspasan: una intercalación de las líneas del barítono y la soprano-que pareciera ser la Diosa misma-, se luce sensual y déspota. Es un tema que comienza lento, pero que después, al ritmo y riffs orquestadamente metaleros, se desenvuelven libres y traviesos, con voces femeninas proclamadoras y los barítonos, se lucen acompañándolas, dando el preámbulo a lo que sería, el segundo tema dinámico del disco: Secret of the Runes (Epilogue): nos cuenta el secreto de las runas: escritos místicos, cargados de poder si se saben interpretar. Riffs melódicos y alegres, con coros decididos, nos acompañan toda la canción: es el tema más cercano a lo usualmente metalero que podemos inferir y que Therion nos ha mostrado que puede crear. No cabe duda a lo largo de todo el disco, el intenso y tremendo trabajo instrumental, tanto de la orquesta, como de los músicos de la banda.

Y para terminar, los dos bonus con covers de Scorpions y Abba. Prefiero musicalmente el segundo: me inspira más que el otro.

Como mencioné antes, es un disco que por lo menos a mí, me deja perpleja: esa complementación ígnea entre sinfonía clásica y la destreza y despliegue que el género del Metal, únicos en todas las formas que tiene de desplegarse a las distintas vertientes del género, hacen de Therion una de las bandas más completas en lo que a composiciones, arreglos e instrumentalización, se refiere. Agreguemosle además, las temáticas que a lo largo de su trayectoria, siempre han rondado en el mundo místico y oculto: magna música, inspiradora!....Quizá sea también por cómo gusto de los grandes compositores de la música clásica, que logro también digerir y procesar este tipo de música: es que a diferencia de otros oyentes del Metal, no sólo componen grandes éxitos y canciones extraordinarias, las bandas que más distorsión y bulla, meten, por decirlo de alguna manera.

Creo que el género del metal sinfónico, hay que saberlo aprovechar: si bien puede ser moda por el público autodenominado doom-gothic, debemos destacar la tremenda aportación que Therion hace a la música en sí. Sólo los reales cultores de la música logran captar la escencia y toda la virtuosidad y Genio que por lo menos, en este disco, nos fluye a borbotones.

  1. "Ginnungagap (Prologue)"
  2. "Midgård"
  3. "Asgård"
  4. "Jötunheim"
  5. "Schwarzalbenheim"
  6. "Ljusalfheim"
  7. "Muspelheim"
  8. "Nifelheim"
  9. "Vanaheim"
  10. "Helheim"
  11. "Secret of the Runes (Epilogue)"

Edición Digipak

La edición Digipak contiene dos bonus tracks:

  1. "Crying Days" (Scorpions cover) - 4:32
  2. "Summer Night City" (ABBA cover) - 4:55

Edición limitada

La edición limitada contiene también dos bonus tracks:

  1. "The Wings of the Hydra (live)"
  2. "Black Sun (live)".